Ilustración de Madrid
20 de Octubre de 2017  
Inicio Inicio  
Inicio Mapa Web  

Kilómetro 0. Número 13

No con el corazón en un puño; no con el corazón en la boca. Con el corazón en la mano, presento la segunda entrega del monográfico que acompaña a la candidatura olímpica de la Villa. Nuestros números 12 y 13 (engarzados por la nadadora de la Playa de Madrid) ya están en el coleccionismo inteligente, como vademécum matritense del ocio, del juego y del deporte, antecedentes de la matritense corazonada olímpica. Sean todos los plácemes para el equipo monografiador (pág. 2).
 
Por norma, el artículo príncipe se anuncia simbólicamente en la portada (Villa Olímpica con Las Cuatro Torres al fondo). El artículo príncipe, en este caso, recibe la autoridad, adecuada y solvente, de la Consejera Delegada de Madrid 2016, Mercedes Coghen (pág. 61) a cuya idea concurren una serie de antecedentes contemporáneos, de brillante y precisa documentación, a cargo de Eduardo Beotas (natación, pág. 4), Juan Luís Paramio (fútbol, pág. 11), Jaime López-Amor (atletismo, pág. 19), César Pérez de Tudela (Sierra del Guadarrama, pág. 41), Luís Prados de la Plaza (aire libre, pág. 47), María Teresa Fernández Talaya (Olimpiada Cultural, pág. 51) y Luís Leardy (deporte paralímpico, pág. 57).
 
Más, aún. De la Hemeroteca y la Biblioteca del Deporte se encargan con toda propiedad profesional Carlos Dorado (pág. 29) y Pilar Irureta-Goyena (pág. 35). En este ámbito, llamo la atención sobre el curioso documento que aporta y comenta Teresa González Aja (págs. 25 y 103) referido a los que con el nombre de Juegos Olímpicos se celebraron en Madrid, en la primavera de 1914, como ensayo para la frustrada Olimpiada de Berlín (1916). Verdaderamente curioso. Y el habitual encarte, el plano oficial de la candidatura olímpica, que Francisco José Marín Perellón (pag. 95) comenta con su habitual maestría.
 
Doble cierre para un doble monográfico logrado. El cierre del ingenio, resuelto por dos ingenios vivaces: Peridis (pág. 67) y Roldán (págs. 68 y 70). Y, tras la emocionante evocación del Blume de Jaime Campmany (pag. 101), el cierre de la poesía: Pindaro (pág. 109) escoltado por dos poetas, de la España actual (Carlos Murciano, pág. 110) y de la España reciente (Gerardo Diego, pág. 108).
 
El monográfico se ensarta en el hilo conductor de ILUSTRACION DE MADRID que reanudan, poéticamente, Joaquín Benito de Lucas (pág. 71) y, con su trazo mágico, de nuevo, Álvarez Ortega (pág. 72). Agradecemos a López Carcelén su interesante plano del Rastro (pag. 75) que nos llega de la mano de Anne Barcat (pág. 73). Historia y Turismo se juntan en el reconocimiento de los comercios centenarios, certificado por la autoridad competente de Miguel Ángel Villanueva (pag. 77). Y ¿quién mejor que Marino Gómez-Santos (pág. 81) para la semblanza de González-Ruano?
 
Manuel Abella y Alfonso García Escuder (pág. 89) mantienen la gran calidad de la serie de bibliografía histórica. Sigue Móstoles culturalmente activo (pág. 85). Las exigencias de cierre del monográfico afectan a las crónicas mensuales, atendidas por Pedro Montoliú y Luís Prados de la Plaza (pág. 98), quedando comprometidas para el próximo número las de julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre. Finalmente, para que nada falte, el calendario de ferias de IFEMA (pág. 100) y la última bibliografía de Miguel Tébar (pág. 102).
 
Pienso, con mi maestro Julián Marías, que lo verdaderamente importante no es lo que se consigue, sino lo que se propone. Y, a propósito de aros, una ocurrencia de mi maestro José Maria Sánchez-Silva:
 
--Me lo dejas (pide un chico a otro, refiriéndose al aro). --¡Claro! (dice el otro) y yo me voy andando a casa ¿no?


Enrique de Aguinaga, Director

 

© 2008 Ilustración de Madrid - C/ Coloreros 2 - 1º, 2ª (28013) Madrid Telf/Fax: 913666707